Meditación...

Busco un lugar callado y tranquilo para entrar en el silencio y disfrutar de un momento sagrado de oración y meditación. Gozo de la paz y de la serenidad que siento en mí y mi alrededor. Si acaso surgen distracciones no me inquieto; me centro de nuevo en la presencia de Dios. Visualizo que la luz divina me envuelve.
Veo que mis seres queridos y yo estamos en el centro de esa luz, en medio del abrazo de Dios, rodeados de paz eterna. Mi cuerpo, mente y espíritu están tranquilos. Cuando estoy listo, regreso a las actividades cotidianas y llevando conmigo la experiencia que he disfrutado en el silencio. Expreso paz y serenidad en todo lo que pienso, digo y hago.
U Soy Amor en Acción... El amor de Dios se expresa a través de mí. Busco oportunidades para ayudar, apreciar y contribuir. Reconozco que las personas con quienes trato son creaciones de Dios.

Conoce los mensajes de los ángeles a través de los números.